Estrés tibial, ¿lo conoces?

Publicado en: All, Lesiones 0

Existe un porcentaje de deportistas que sufren de este problema: estrés tibial, al cual pueden bautizarle con diferentes nombres: estrés del hueso, periostitis, síndrome compartimental crónico por esfuerzo, entre algún otro más que le pueden atribuir.

Este síndrome es muy típico en aquellos deportes donde existe impacto en los miembros inferiores, como por ejemplo en la carrera.

Este estrés tibial puede llegar a ser muy molesto y duradero en el tiempo, hasta llegar a anular al deportista, sin dejar que pueda realizar su actividad deportiva.

En la literatura he encontrado un meta-análisis (Newman P. et al 2013), en el cual revisaron los diferentes artículos que existían, donde se estudiaron los factores de riesgo de estrés tibial en corredores.

Vieron que la realización del llamado “navicular drop test”, era muy importante para conocer este riesgo. En este test se mide la altura de la tuberosidad navicular con el pie en posición neutra, con el mayor peso del cuerpo en la otra extremidad, y otra segunda medición de la altura de esta tuberosidad, con el peso del cuerpo repartido por igual entre ambas extremidades. La diferencia entre ambas mediciones (mm) será el resultado. Cuanto mayor sea el resultado, mayor probabilidad de padecer estrés tibial. Cuando es mayor a 10mm, tienen un alto riesgo.      

Medición_4

Otros factores de riesgo para padecer estrés tibial son:

  • El uso de plantilla ortopédica anteriormente.
  • Alto índice de masa corporal.
  • Baja experiencia en carrera.
  • Si ya lo has sufrido, tendrás muchas posibilidades de volverlo a padecer.
  • Más probable en mujeres que en hombres.
  • Más probable en hombres con rotación externa de la cadera, que en mujeres con esta misma rotación.

Moen M.H. et al (2012) estudiaron los diferentes tratamientos aplicados a 74 atletas. Los dividieron en tres grupos:

  • Grupo 1: programa gradual de entrenamiento de carrera.
  • Grupo 2: programa gradual de entrenamiento de carrera con estiramientos y ejercicios de fortalecimiento adicionales de gemelos.
  • Grupo 3: programa gradual de entrenamiento de carrera con medias de compresión.

Vieron que no había diferencias entre grupos.

También sugieren que para el tratamiento es mejor realizar un programa gradual de entrenamiento que optar por el reposo.

Con estos estudios se pueden aclarar algunas dudas sobre el síndrome de estrés tibial.

Os dejo alguno de los artículos que he revisado:

  • Moen M.H. et al. The treatment of medial tibial stress syndrome in athletes; a randomized clinical trial. Sports Medicine, Arthroscopy, Rehabilitation, Therapy & Technology. 2012; 4:12
  • Moen M.H. et al. A prospective study on MRI findings and prognostic factors in athletes with MTSS. Scand J Med Sci Sport. 2014; 24: 204–210
  • Newman P. et al. Risk factors associated with medial tibial stress syndrome in runners: a systematic review and meta-analysis. Open Access Journal of Sports Medicine. 2013; 4: 229–241

Deja un comentario