¿Y tú corazón cómo está?

Publicado en: All, Curiosidades 0

 Todo el mundo que comienza a practicar algún tipo de deporte, o aunque lleve mucho tiempo practicándolo, está más preocupad@ por el tipo de zapatillas, ropa, bici, etc., en los cuales se gasta una cantidad excesiva de dinero, cuando en muchas ocasiones, no sería necesario ese gasto para conseguir el objetivo propuesto.

Lo que sí es imprescindible para conseguir el objetivo propuesto y no “morir” en el intento, es conocer cuál es tu estado de salud, aunque no tengas ningún tipo de sintomatología.

Las pruebas que voy a comentar a continuación, si careces de seguro privado, tendrás que ir a una clínica o centro médico-deportivo privado para poder realizarlas, lo cual tendrá un determinado coste. Pero como he comentado al principio, si partes o tienes un presupuesto limitado, será mejor que ahorres en ese material, que seguro no te hace falta tan caro, o ni tan siquiera te hace falta, y ese dinero lo destines en tu salud, en un chequeo previo antes de comenzar esa actividad, o simplemente un chequeo preventivo anual, para asegurarte que puedes continuar con tus retos y tus objetivos con toda garantía.

 Para mí las pruebas más importantes son la prueba de esfuerzo y el eco cardiograma. Os voy a realizar una breve explicación sobre ellas:  

PRUEBA DE ESFUERZO: normalmente suelen hacerse en tapiz rodante (cinta de correr) o cicloergómetro (bici). Lo que se busca con esta prueba, en primer lugar, es saber cómo se comporta eléctricamente el corazón en esfuerzo, a través de un electrocardiograma, el cual va registrando el comportamiento del corazón durante toda la prueba.                                                                                                                                                                                       

 También, vamos a poder conocer datos como el volumen máximo de oxígeno (máximo volumen de oxígeno              en la sangre que tu organismo puede transportar), dato importante para conocer tu capacidad aeróbica. Además se podrán obtener las diferentes zonas de entrenamiento (umbral aeróbico, umbral anaeróbico) para conocer cuáles son los ritmos de trabajo, y así mejorar cada una de ellas en función del objetivo propuesto. Estos datos se hallan a través del intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono), mediante una mascarilla, que tapa boca y nariz, la cual medirá durante toda la prueba estos gases.                                                                                      

Este tipo de pruebas deben ser máximas, es decir, se acaban cuando la persona no puede más.

ECO CARDIOGRAMA: es como bien dice la palabra, una ecografía del corazón. Con este tipo de pruebas se ve perfectamente toda la estructura del corazón, además se pueden realizar mediciones del mismo. Así como, la circulación de la sangre por el mismo, y el ruido que genera cada bombeo puede escucharse.

Con estas dos pruebas podremos conocer una parte importante de nuestro estado de salud, y tendremos la seguridad de practicar deporte, muchas veces, con una gran exigencia, con garantías de no padecer ninguna enfermedad o patología cardíacas.

Existen otras pruebas médicas para ver otros parámetros de salud, como analítica de sangre y otras, pero para mí, estas dos pruebas son las “reinas” y no pueden faltar nunca.

Os animo a que os pongáis en contacto con el profesional adecuado, y os las hagáis.

¿A qué esperas?

Deja un comentario