Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca

Publicado en: All, Control del entrenamiento 0

La variabilidad de la frecuencia cardíaca, es la medición de los intervalos entre latidos, los cuales muestran oscilaciones temporales que son específicas de cada sujeto.

Se ha visto que la variabilidad de la frecuencia cardíaca puede describir las peculiaridades específicas de la respuesta cardiaca de un deportista, tanto la respuesta aguda como crónica. Además puede emplearse para determinar y planificar las cargas de entrenamiento.

Se pueden diferenciar diferentes bandas de potencia (Task Force of the European Society of Cardiology and the North American Society of Pacing and Electrophysiology, 1996):

  • Baja frecuencia <0.15 Hz
  • Alta frecuencia 0.15-0.4 Hz
  • Muy alta frecuencia >0.4 Hz

Cambios en la banda de baja frecuencia reflejan variaciones en la actividad vegetativa simpática sobre el corazón.

La banda de alta frecuencia refleja cambios en el sistema nervioso vegetativo parasimpático, y la de muy alta frecuencia también refleja la actividad del parasimpático, pero se pone de manifiesto durante la realización de ejercicio intenso. 

¿Para qué puede ser útil conocer este dato?

El dato de la variabilidad de la frecuencia cardiaca puede ayudarnos a conocer posibles síntomas de fatiga, y como consecuencia un posible sobre entrenamiento.

El sobre entrenamiento puede darse tanto a nivel del sistema nervioso parasimpático como del simpático.

  • A nivel del sistema nervioso parasimpático: algunos de sus síntomas pueden ser disminución de la frecuencia cardíaca basal, disminución de la tensión arterial, rápida recuperación del pulso, hiporreactividad, anemia, problemas digestivos, hipoglucemia.
  • A nivel del sistema nervioso simpático: algunos de sus síntomas pueden ser aumento de la frecuencia cardíaca basal, disminución de peso, peor recuperación del pulso, inestabilidad emocional, sudoración nocturna, aumento metabolismo basal, balance negativo de nitrógeno, anormalidades en un electrocardiograma.

Tendremos que tener en cuenta que los aumentos de variabilidad de la frecuencia cardíaca están ligados a un predominio del sistema nervioso parasimpático o vagal, mientras que una reducción de la variabilidad está relacionada con el predominio del sistema nervioso simpático.

Al medir la fatiga, nos ayudará a programar el entrenamiento, si vemos que el deportista posee algún tipo de alteración a nivel del simpático o parasimpático, es posible que esté demasiado cansado, y que si le metemos una carga muy elevada, la fatiga vaya aumentando o el entrenamiento propuesto no cumpla los objetivos deseados. Por tanto, este dato nos permitirá modificar esas sesiones de entrenamiento, y adaptarlas a la situación del deportista, así como a los objetivos que queremos trabajar. Y por supuesto, poder evitar un posible sobre entrenamiento.

¿Cómo puedo medirlo?

La forma más precisa de medirlo, será en laboratorio, a través  de programas específicos creados para analizar la señal de variabilidad de la frecuencia cardíaca usando un programa de cálculos numéricos (por ejemplo: Matlab 7.0. MATrix LABoratory).

A través de este programa se realizará un análisis tiempo-frecuencia (análisis Wavelet) de la señal cardiaca resultante, donde podremos estudiar las diferentes bandas de potencia que he mencionado anteriormente.

El problema, que este tipo de instrumentos no están al alcance de todo el mundo.

Pero en el mercado existen pulsómetros con la opción de medir los intervalos temporales entre cada latido (RR) con una resolución de un milisegundo. Algunos de estos pulsómetros son Polar s810, Polar RS800, Suunto T6, Polar RCX3, Polar V800, entre muchas otras marcas y modelos, ya que actualmente casi todos los fabricantes, introducen la medición de la variabilidad de la frecuencia cardíaca en sus pulsómetros.

La medición se realizará en reposo, tumbados y relajados. Lo mejor es realizar esta medición nada más despertarnos.

Para leer estos datos, los propios pulsómetros poseerán programas específicos para ello.

Otra opción es volcar los datos del pulsómetro, en programas específicos para medir la variabilidad, como Kubios, el cual puedes descargártelo de forma gratuita.

O si eres hábil con el Excel, crearte tu propia hoja, donde puedas descargarte estos datos.

La medición de la variabilidad de la frecuencia cardíaca, puede ser un dato muy interesante para introducir en el control del entrenamiento. Pero, como siempre, tenemos que ver si esta información será útil para nuestros deportistas y para nosotros como entrenadores, y no caer en el error de tomar y guardar datos, los cuales no nos aportan nada para mejorar ese control del entrenamiento, o el feedback con el deportista.  

Deja un comentario