¿Qué hago las semanas previas a una competición?

Publicado en: All, Competición 0

Se acerca el día D, y con ello también aparecen los nervios, la ansiedad, las dudas, y un largo etcétera, que se arremolina en nuestra cabeza.

Todo el entrenamiento que hemos realizado semanas, meses, atrás, es muy importante para poder conseguir nuestro objetivo, pero estas semanas previas a la competición, serán decisivas en cumplir o no ese objetivo, ya que, en estos momentos, no podemos “despistarnos”, y tenemos que ser muy estrictos en cada una de las cosas que hacemos a nivel entrenamiento, alimentación, descanso, etc.

Nosotros nos vamos a centrar en el entrenamiento de las dos últimas semanas, es decir, de la semana pre competición, y de la semana de la competición.

Lo que tenemos que tener muy claro, es que a la competición hay que llegar muy descansado, y sin ningún tipo de sobrecargas musculares ni similar, hay que llegar “frescos”, con ganas de competir, con ilusión, y sin ningún tipo de molestia ni muscular, ni articular, ni nada parecido.

Nada de esto debería de ocurrir, porque durante todo el proceso de entrenamiento para cumplir mi objetivo, he cuidado cada detalle, he descansado cuando tocaba, he “escuchado a mi cuerpo”, etc., por tanto, no debería de arrastrar ningún tipo de molestia o lesión, porque esas molestias o posibles lesiones, las he ido subsanando a lo largo de este proceso de entrenamiento.

Y si es así, es decir, si arrastro alguna lesión o molestia, me tendré que plantear si debo competir o no, ya que, competir, puede suponer, agravar mucho más esa lesión o que esa molestia se convierta en lesión.

El entrenamiento de estas semanas dependerá de la prueba a la que vayamos a enfrentarnos, medio fondo, larga distancia, etc., pero voy a dar unas pinceladas generales, las cuales pueden aplicarse independientemente de las características de la prueba.

Semana pre competición.

Durante esta semana se bajará la carga de entrenamiento, ya sea volumen, intensidad o ambas, se bajará casi al 60% aproximadamente.

Muchas veces, durante esta semana, vienen las prisas, y nos empezamos a acordar de aquellas sesiones de entrenamiento que nos hemos saltado, de los kilómetros que no hemos hecho, de las series que no hemos terminado, etc., e intentamos hacer todo eso durante esta semana, porque creemos que todavía estamos a tiempo de acumular más entrenamientos, que necesitamos entrenar más esta semana.

Esto es un grave error, que comete mucha gente, y que el día de la competición lo pagará.

Tienes que tener claro que lo que no hayas hecho semanas atrás, durante esta semana no lo puedes ni debes hacer, ya que los “deberes” deberían de estar realizados, e introducir estas sesiones no supone ningún tipo de beneficio, ni mejorará tu condición para cumplir dicho objetivo, al revés, lo único que conseguirás es llegar más cansado a la competición, y por tanto, tu rendimiento disminuirá, alejándote de ese objetivo.

Semana de la competición.

Esta semana debes de intentar “mimarte” mucho más: DESCANSA.

Aquí si que bajamos la carga al 50% e incluso por debajo.

Si por ejemplo tienes la competición el domingo, te vendrá muy bien realizarte un masaje de descarga el martes, y como muy tarde el miércoles.

El jueves y viernes, e incluso el miércoles, no entrenarás, descanso total.

El sábado realizarás lo que yo llamo calentamiento pre competición, es decir, el mismo calentamiento o muy parecido, al que realizarás el domingo, el día de la competición. Si puedes, intenta realizar este calentamiento pre competición, a la misma hora en la que lo realizarás el día de la competición.

Ya está todo hecho, ya estás en la línea de salida, para darlo todo, para hacerlo lo mejor posible, para sufrir, para disfrutar, para dejarte la piel, etc., y cruzar la línea de meta con la sensación de no haber podido hacerlo mejor, porque no te has dejado nada, porque lo has luchado hasta el último metro, y dará igual si has logrado o no ese objetivo, sólo debe importarte que lo has hecho, que has cruzado esa línea de meta, y que aunque esta vez, no haya podido ser, buscarás otro día D, analizarás los posibles errores cometidos en el camino, para volver a intentarlo con las mismas ganas e ilusión.

¡¡¡PORQUE RENDIRSE NO ES UNA OPCIÓN!!!  

Deja un comentario